RODÉATE SIEMPRE DE GENTE QUE SUME

“La felicidad no es una estación de llegada, sino un modo de viajar.”

M. Runbeck

Ayer fue un día difícil, estoy pasando una fase de mi vida que requiere que esté al 300% de mis capacidades físicas, intelectuales y emocionales y ayer por la noche no podía con mi alma. Por la noche me llamó mi madre. La tuve al teléfono más de media hora escuchando mis lamentos (lloros incluidos). Tenía fiebre, falta de horas de sueño, cansancio acumulado, había soltado el notición de mi cambio de domicilio a mis amigos del alma, una semana dura de narices empezaba en unas horas… y exploté. Casi tres cuartos de hora estuvo escuchando estoicamente mientras yo me desahogaba. Y no me juzgó, ni opinó, simplemente estuvo ahí. Y ESO SUMA. Colgué el teléfono, respiré hondo, vi mis males menos males, y me dio un chute de energía brutal.

Porqué cuento esto? Porque en el mundo de la alimentación o el deporte, hay que saber rodearse de gente que sume, gente motivadora que motive, gente currante que haga que saques lo mejor de ti, miradas cómplices que hacen de los momentos de flaqueza instantes inolvidables… Que sepan decirte que tú puedes cuando en el km.17 de una media maratón no puedes con tu vida, que te hagan reflexionar de un modo amable si te merece o no la pena comerte una tarrina entera de helado o que no les importe cocinar para ti, tomar un café o darte un masaje los días que estás totalmente k.o.

Gente así suma, inspira, hace que todo sea más fácil, más amable. No siempre tenemos esto a mano, a veces nuestros propios familiares (muchas veces no entienden que quieras ser vegano o que hagas tanto deporte por ejemplo) o incluso amigos de la infancia que han crecido tomando caminos diferentes al tuyo desempeñan un papel tóxico en nuestras vidas. En estos casos es inteligente por nuestra parte poner un poco de espacio sin enfriar la relación, y conceder más tiempo a otras compañías que nos resulten más gratificantes. A veces también ayuda escuchar a personas que están pasando un proceso similar al tuyo (en el caso de enfermedades degenerativas por ejemplo) o gracias a las redes sociales escuchar charlas de personas que te puedan ofrecer otros puntos de vista.

Hoy he dado una charla a casi 40 alumnos del instituto Ramón y Cajal de Barcelona donde precisamente he intentado aportar ese toque de inspiración, motivación y “good vibes” y lo hemos disfrutado muchísimo. Tener la capacidad de ayudar a otros con tu mera presencia o conocimientos es un regalo, más valioso que todo el oro del mundo.

Rodéate siempre de gente que sume, de gente que te haga brillar y sacar lo mejor de ti, que te diga lo guap@ que estás recién levantad@, que te motive, te enseñe, te saque una sonrisa. Ya lo dice el refrán, si no aporta… mejor aparta.

Las nuevas generaciones vienen a tope de energía, que seamos siempre un ejemplo que sume para todos los niños y adolescentes deseosos de aprender y sacar lo mejor de sí mismos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s