Carta de mí para mí

«No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente»

Virginia Woolf

Sé bien lo que sientes, sé bien cómo te sientes. Que en breve te caen 40, que la cosa se pone seria!!

Sabes que la vida es movimiento, sabes que siempre te moveré, sabes que nunca dejaré que te pares.

Eres fuerte, brillante, eres increíble. No dudes jamás de tí porque tú siempre abrirás tu paraguas, tú siempre te darás cobijo. A veces llueve dentro tí pero también llueve dentro de los demás. No te sientas jamás como si las únicas nubes que mojan y nublasen fuesen tuyas, créeme, no eres tan poderosa.

Encontrarás en el camino miles de personas a tu alrededor, algunas de ellas tan maravillosas que parecen perfectas pero que pueden ir cubiertas de nubes perennes que intentan obviar de algún modo, como pensando que si no las comparten no existen. Tú verás sus lluvias y sufrirás sus tormentas, sus silencios y no podrás hacer nada más que acompañales y mojaros juntos. Eso también es amor, así que que no te debilite. En estos casos recuerda tu paraguas, y mójate con ellos hasta que puedas sostenerlo. Recuerda que no todos han aprendido como tú.

Si la noche o la oscuridad te asusta no huyas, porque tendré preparado siempre un saco lleno de pensamientos bonitos que duren hasta el amanecer. Cuando te llueva dentro vuelve a “casa”, cierra los ojos, y si no ves el camino no te agobies, respira tu ansiedad y suspira hondo, las estrellas te harán de faros en el horizonte, esas estrellas que yo siempre he visto en tus ojos, en mis ojos, en los nuestros, en nuestro delicado reflejo en el espejo.

Cuando vengan a buscarte las ganas y el corazón te arda de deseo no lo dudes y emprende el vuelo. Anda lejos. Anda como quien quiere saberlo todo. Anda hasta romperte, que yo recogeré tus lamentos, te haré de cura y de consuelo.

Que cuando estés lejos una canción te devuelva a casa. Que cuando se enamoren de ti no pretendan tenerte, sólo cuidarte, compartir y acompañarte. Que la vida no sea sólo un simple paseo. Que las cosas que esperas no sean como esperas cuando las vivas. Que tengas la alegría de los días claros. Que por las mañanas te despierte una caricia y una mirada bonita, que tus miradas y caricias también valen. Sin agobios, sin tristezas, sin cansancio. Que ames mucho a alguien sin que lo necesites. Que no dejes que las heridas te endurezcan en el corazón y que no reposen en el pozo del alma. Recuerda, que vivir no es estar viva, VIVIR es la actitud de LLENAR la vida.

La vida, eso que ocurre cuando tú ríes.

La vida es ironía.

Sonríe siempre, respira, quiere mucho y confía.

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s