Si quieres resultados diferentes haz cosas diferentes… o no

La ignorancia afirma o niega rotundamente; la ciencia duda

Voltaire

De la serie “sin dolor no hay recompensa” o “al que madruga dios le ayuda” llega un nuevo capítulo con “si quieres resultados diferentes haz cosas diferentes”.

Como afirmó en su día Descartes, “la duda es el principio de la sabiduría” (‘dubium sapientiae initium’). Es curioso descubrir que al autor del “Discurso del método”, con el que pretendía fundamentar el irrefutable discurso de la certeza, se le haya escapado esta sentencia tan humana, tan razonable y tan sensata.

La duda exige, al menos, disponer de dos opciones, de dos cosas o de dos posibilidades entre las que se pueda elegir.

La duda es apertura; el absurdo, desmadre.

“sin dolor no hay recompensa… o sí.”

“al que madruga dios le ayuda… o no”

“si quieres resultados diferentes haz cosas diferentes… o haz lo que has hecho siempre, acéptate y disfrútalo”

Este año he probado como “cosas diferentes” a jugar al ajedrez, he añadido la escalada dentro de mis quehaceres deportivos, he modificado mi rutina laboral, me he enamorado sin filtros, me he bebido alguna copa de vino extra, he ampliado mi círculo de gente en zaragoza, he dejado de correr tanto por montaña y he abierto la mente cual libro de misa para explotar sentimientos en este blog hasta ahora solo enriquecido a base de artículos random y entrevistas ajenas. He hecho cosas diferentes – ergo he sentido cosas diferentes – ergo he sacado conclusiones de todo tipo.

Ok. Well done. O como me dice Laurita cada vez que me ve me “qué valiente y qué guay eres Sarica, hay gente que no nos atrevemos a dar un solo paso y tú los das todos”.

Te lo compro, cierto es, no sin añadir que algún paso se convierte en zancada y otro en tropezón. Pero sí, exprimir 40 años es lo que tiene y poder decirlo tirada en la cama pensando en qué guay es saber que lo que tengo es lo que me quedo porque ya lo he probado (casi) todo mola mucho. Bendita curiosidad y bendita salud que me acompaña siempre.

Jugar al ajedrez fue todo un reto que dejo en stand-by para mi próxima jubilación. Me gusta como concepto de juego, es un auténtico reto que exige concentración máxima y estar más pendientes de los ataques del contrincante que de tus propios movimientos. Como la vida misma casi casi.

He añadido la escalada dentro de mis quehaceres deportivos, well done!! Vivir la montaña en vertical, aprender a manejar la cuerda de manos de los mejores (y del mejor!) ha sido genial.

He modificado mi rutina laboral, brutal!! Qué ansiedad y qué estrés mal gestionado he pasado este año… cuando decidí no volver a barcelona con un super sueldo y una gran posición debajo del brazo porque estaba enamorada hasta las trancas. De las mejores decisiones de mi vida. Trabajo en casa, y los millones me vienen en forma de sonrisas y agradecimientos cada vez que consigo sacar adelante una patología diferente.

Me he mostrado en el amor sin filtros, y me he enamorado con el corazón y no con la cabeza. Duele más, y te vuelves vulnerable, y te haces pequeña y súper inferior pero, tenía que intentarlo. Conclusión: hablar menos, pensar menos, soltar más, dejarse abrazar, asentar cimientos individuales y propios y disfrutar del silencio en compañía.

Me he bebido alguna copa de vino extra y he guarreado con la comida nivel dios: para una cuadrícula andante como yo ha sido too much. Lo volvería a hacer, pero lo gestionaría diferente.

He ampliado mi círculo de gente en zaragoza, y me gusta. También he recuperado mi círculo de siempre y aún me ha gustado más.

He hablado más que nunca. He escuchado más que nunca. He trabajado menos que nunca. He vivido en una montaña rusa durante doce meses.

He experimentado cosas diferentes, he tenido resultados diferentes.

Algunos me los quedo. Otros los aprendo, los gestiono pero no me los quedo.

Cambiar de pantalla en el videojuego, empezar una nueva era con diferentes recursos.

Y me gusta la foto que he puesto, y siempre me da cosa colgar fotos así por el qué dirán o porque se pueda pensar que detrás existe un ánimo de exhibicionismo o de provocación. Pero hoy lo hago, porque me parece preciosa esta foto, y la luz es increíble, y cuando sea mayor me gustará recordarme así.

Probar cosas diferentes por tu propia decisión está genial, pero nunca olvides todo lo que te llena y te hace feliz desde tiempos inmemoriales. Siempre se puede volver. Siempre podemos volver a la casilla de salida. Eso sí, recuerda que no partes de cero, porque ya llevas jugadas unas cuantas partidas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s